¡Fuiste creada para más que esperar!

Es fácil caer en la trampa de "todos tienen pareja menos yo" y entrar en la frustración de ya querer estar en una relación.