DE CARTONERO A EMPRESARIO - Sandro de Poli

Libros con voz es un programa destinado a promover la literatura cristiana y sus autores. Aquí los libros tienen voz, porque hablan a través de sus autores en una entrevista amena y divertida, donde nos cuentan sus historias, anécdotas e inspiraciones que llevaron a la... Read More

Sandro, el autor del libro "De cartonero a empresario", de muy chico tuvo una vida muy dura. Vivía con sus abuelos en la ciudad de Tandil. Sus padres se fueron y lo dejaron allí con sus abuelos. Lo que mas anhelaba Sandro era estar con sus padres, así que esto formo un corazón duro a la falta de amor, de aprecio y de valores.
Uno crece con el amor de mamá y de papá, pero cuando no lo tienes, uno se turce y la vida se va para cualquier lado.
A los 46 años aprendió a leer y a escribir. Siendo un chico de la calle aprendió a mirar a los ojos a la gente para saber que clase de persona es.
De chico iba al colegio alcoholizado. Pero en lugar de recibir ayuda, recibió un rechazo mayor de la sociedad.
Cuando creció, una cosa que aprendió fue a tener un corazón como el de Jesús para los chicos de la calle, "su gente". Como empresario ahora se dedica a ayudar a la gente con pocos recursos.
Sandro tenía un sueño, tener una familia, una casa y un auto. Pero queria progresar para que sus hijos no pasaran por la misma vida que él.
Así que comenzo un camino muy turbio entre las drogas y el alcohol. Usaba un revolver para robar, el cual más tarde uso para intentar suicidarse.
Hasta que llegó a un lugar donde escuchó una palabra que lo transformó su vida para siempre. Es la palabra "Amor", "Dios es amor".
Ahí conoció el amor de Dios y lo sanó de su dolor. A partir de ese momento comenzó a caminar con Dios.
Dice el autor, que a los 21 años volvió a nacer. Sentía que Dios lo fortalecía. Pudo perdonar a sus padres y a todas las personas que lo lastimaron. Así empezó a ver el poder de Dios sobre su vida y una historia nueva comenzó.
Con la ayuda de Dios creó su emprendimiento. Ahora tiene una empresa de construcción y otra de servicios.
Sandro nos enseña que tu pasado no condena tu futuro. Tu futuro está en las manos de Dios y es maravilloso. No estamos hablando de una religion sino de un Dios vivo, que quiere que todos seamos prosperados, que vivamos en paz y felicidad.
Dios quiere cumplir con el sueño de cada uno. Pero lo principal es que Dios te ama.
Escribí tus comentarios a librosconvozt@gmail.com