Inspiraciónal / Marriage / Women

Consejos para los Casados y Los Solteros

Universidad Cristiana Logos Te invita a que tomes el riesgo de prepararte para que te presentes como obrero aprobado. Estamos listos para un nuevo tiempo. Te ofrecemos la oportunidad de realizar nuevas metas. No importa en que país te encuentres, Logos tiene una diversidad de programas que te... Read More

Por: Yadira Albelo

El libro de Cantares relata maravillosamente La belleza del amor verdadero y su expresión física. Efesios 5 describe cuál es el patrón ideal a seguir en el matrimonio y otros pasajes también enfocan su lado bueno. 1 Corintios 7 no habla del aspecto positivo de la relación conyugal sino que con realismo señala lo difícil que es para muchos hermanos aun de nuestras iglesias sobrellevarlo. Presenta estos problemas porque tarde o temprano todos tenemos que enfrentarlos.

La Biblia presenta un enfoque radicalmente distinto al del mundo e incomprensible para los que dicen: “Cuando surjan dificultades, me divorcio”. “Si no da buen resultado, puedo pedir un divorcio”.

En los versículos 1–9, Pablo había presentado los propósitos principales de esta importante relación. A partir del versículo 10, habla de los inconvenientes más comunes.

El apóstol reconoce que habrá dificultades en la convivencia porque indefectiblemente al unirse dos personalidades, surgen los conflictos. Pablo, recomienda que cuando esto suceda, es importante recordar las ventajas del matrimonio. Entre casados creyentes el divorcio no es una opción. El apóstol los instruye diciendo que permanezcan juntos, pero si insisten en separarse, no deben casarse con otros, y solo tienen dos alternativas:

  1. Quedarse como están, sin casarse.
  2. Reconciliarse

Esta última es siempre la mejor alternativa. Como cristianos auténticos debemos entender esta verdad: desde la perspectiva de Dios el matrimonio es para siempre.

Matrimonios mixtos 7:12–14. Cuando el inconverso quiere seguir unidoEl creyente debe procurar ser el mejor compañero para que Dios sea glorificado en su hogar por medio de su testimonio (1 Pedro 3:1–7). Pablo dice que deben permanecer unidos mientras lo consienta el inconverso (7:12–13). La persona que tiene a Cristo debe buscar la salvación de la otra persona (7:14, 16). Mientras estén juntos, el cristiano tendrá oportunidad de influir en la vida de la otra persona.

Matrimonios mixtos 7:15–16. Cuando el inconverso no quiere seguir unido. Si el incrédulo quiere romper la relación, pueden separarse porque ya no están obligados a continuar unidos. Sin embargo, este permiso para separarse no da licencia para casarse de nuevo. El motivo principal de esta autorización es que Dios nos ha llamado a vivir en paz y solo en ese caso pueden apartarse.

Consejos para todos 7:17-24. El principio clave de este pasaje es que cada uno debe quedarse como está al ser llamado por Dios (7:17). La iglesia estaba compuesta por circuncisos, incircuncisos, esclavos, libres, y lo que importaba en este caso no era su situación, sino la clase de vida que llevaban. Esto era aplicado al matrimonio. El hecho de haber recibido a Cristo no quería decir cambio en su relación matrimonial.

     Por otro lado, Pablo quiere decirles a ellos, en cuanto a distinciones en lo que se refiere a nacionalidad (Judío o no judío) o lo social (esclavo o libre), lo que importaba era que fuimos comprados por precio por el sacrificio de Cristo (v. 23), y que en la situación en que Cristo nos encontrara que allí le sirviéramos (v. 24). Esto de ninguna manera debemos permanecer en el pecado.

Consejos para los solteros 7:25-40.

  1. Si alguno se queda soltero, que sea esto una oportunidad maravillosa para servir a Dios (v. 26).
  2. Si estás casado, sirve al señor así; no procures soltarte (vs. 27-28). Aunque las oportunidades de servir al Señor son mayores para los solteros (v. 32-33).
  3. “El tiempo es corto”. Y el que tenga esposa que procure que ésta no le estorbe para servir al Señor (v. 29).
  4. Cualquiera que sea nuestra situación, lo importante es que vivamos una vida honesta y decente, pues de otra manera estaremos impedidos para acercarnos al Señor (v. 35).