Educación / Inspiraciónal

Conflictos de la vida: Suicidio

La vision del este ministerio es:   ¡Guiar a los perdidos… a encontrar a Jesús! ¡Ayudar a aquellos que sufren… a recibir el consuelo de Dios! ¡Llegar a aquellos que no tienen esperanza… y enseñarles su Palabra! La mision del... Read More

Si alguna vez pensaste en terminar con tu vida, permíteme hablarte con todo mi corazón.

Lo primero que quiero decirte es que tú eres alguien especial: una persona muy amada por Dios. No eres un desastre, ni un fracaso; Dios te ama y te valora altamente.

Esas ideas del suicidio no son pensamientos tuyos, sino que provienen del enemigo de Dios, que ve en ti el rostro de nuestro Creador y sabe que Dios te ha llamado a ser su hijo y te ha destinado a vivir una vida plena y abundante. Te pido que consideres lo mucho que Dios te ama, y lo mucho que Él desea ayudarte.

Tal vez estés pasando por malos momentos en tu vida, donde nada te sale bien, pero eso es como una nube pasajera, que esta aquí hoy y al poco rato, se desaparece.

Si en estos momentos tu depresión es muy severa, no dudes en contactar a alguien cercano que te pueda asistir a recibir ayuda profesional. El principio de tu recuperación comezará cuando te des cuenta de que tienes un problema que no puedes resolver por ti mismo y que verdaderamente necesitas ayuda profesional y espiritual.

Para comenzar tu restauración espiritual te diré que todos tus problemas, tus desilusiones, tu depresión, pueden ser solucionados en un instante, en el momento que recibas el amor de Jesucristo en tu vida.

Pídele a Dios que te perdone por estos estos terribles pensamientos. Entrégale tu vida con todos tus fracaso y desiluciones. Él quiere y puede reconstruirla. No demores en buscar ayuda profesional porque inmediatamente comenzarás a recibir el alivio que tanto deseas.

Quiero que sepas que si estas leyendo estas líneas, tengo una oración por ti, y es que tu recibas este regalo de la presencia de Dios en tu vida, la cual cambiará todo dentro de tu ser.

Tú eres amado por Dios; ¡recibe su amor!