Educación / Inspiraciónal

Conflictos de la vida: Aborto

La vision del este ministerio es:   ¡Guiar a los perdidos… a encontrar a Jesús! ¡Ayudar a aquellos que sufren… a recibir el consuelo de Dios! ¡Llegar a aquellos que no tienen esperanza… y enseñarles su Palabra! La mision del... Read More

Hemos escuchado muchísimo acerca de este tema completamente polémico en diversos círculos, pero lo cierto es que cuando un niño es concebido, ya esa criatura posee un alma eterna e indestructible. Dios nos revela en la Biblia, que Él nos conoce, incluso desde antes de ser formados en el vientre de nuestra madre,
Cada criatura tiene el derecho de ver la luz del día, de saber que alguien lo ama, y que le aguarda un futuro innegable.

El aborto es por tanto, una condena de muerte para un ser inocente, que no ha pedido venir a este mundo, pero que es digno de la vida al igual que cada uno de nosotros. En la mayoría de los casos, la madre se ve forzada a cometer un acto que ella no desea. Muchas veces se trata de jovencitas embarazadas, cuyos sueños se han visto truncados, y en otros casos nos encontramos ante señoras que padece escasez económica o que ya tienen muchos hijos y no desean tener mas. Cualquiera sea la situación, no existe excusa ni justificación para terminar con una vida.

Considera otras alternativas:

Hay centros de adopción, hay familias que añoran recibir un bebé en sus hogares y convertirlos en sus propios hijos. Si el mantener la criatura no es una opción, se debe considerar la posibilidad de darlo para adopción.

Tal vez te encuentras leyendo estas palabras porque alguna vez en tu vida, tuviste un aborto y tu corazón te condena y no has podido vivir libre de este terrible dolor. Te diré que si esa eres tú, sé que has llorado mucho por esa criatura que no te puede decir mamá, pero que te aseguro que Dios te ha perdonado, y algún día verás a tu bebé en el cielo. Recibe el perdón que solo Dios te puede ofrecer por este acto, y la paz que solo El te puede brindar.