Educación / Marriage / Women

“Los primeros cinco años de matrimonio”

Universidad Cristiana Logos Te invita a que tomes el riesgo de prepararte para que te presentes como obrero aprobado. Estamos listos para un nuevo tiempo. Te ofrecemos la oportunidad de realizar nuevas metas. No importa en que país te encuentres, Logos tiene una diversidad de programas que te... Read More

 / mayo 31, 2017

Enfoque a la familia es ya una institución respetada por todas las denominaciones. Y esa misma seriedad la mantuvieron al escribir este libro. Es una guía completa de los primeros años del matrimonio. Este libro presenta en una forma práctica todos los ajustes y desafíos que todo matrimonios van a enfrentar. Al final de leerlo llego a dos conclusiones:

Primero: Muchos de los matrimonios que llevan más de 15 o 25 años han brincado estas cinco etapas del matrimonio. Aunque al leerlo se ven como conceptos básicos y simples la realidad es que miles de matrimonio sean quedados estancados en los ajustes de estos primeros cinco años. Porque lo digo, dentro de las decenas de consejería espiritual atiendo muchos de estos elementos.

Segundo: mientras leía este libro comprendí con mayor profundidad la súper importancia que tiene la etapa del noviazgo. Esta guía de los Cinco años hace mucha referencia de los acuerdos y dialogo que necesitaban los novios antes de casarse. Los novios dedican la mayor parte de su tiempo en cosas superficiales, soñando, fantaseando, imaginando cuan hermoso pudiera ser estando juntos. No quiero decir que esto esté mal sino que este asunto del noviazgo requiere temas que creen una base fuerte para lo que será ese matrimonio.  Por eso se llama Novio porque no vio. El noviazgo se llega a convertir en una experiencia de aventura y amorío. Todo es hermoso y maravilloso. No hay pena, dolor, ni lamento, y si surge algo negativo es como si no existiera, lo pasamos por alto. La ilusión y la aventura lo opacan. Por eso el autor comenta: “Muchas parejas nunca discutieron  estas cuestiones cuando estaban de novios; cosas que tienen como resultado los primeros conflictos en el matrimonio, que pueden dejar cicatrices permanentes en la relación”. (Familia, 2008, p. 4)

Por otro lado se puede pensar al comienzo del matrimonio que su pareja lo engaño. Que no es como era antes. Pero la realidad es que los dos cambian porque es una experiencia distinta en una dinámica diferente. Dice el autor “Es muy posible que usted la haya mirado a través de lentes color de rosa cuando eran novios, y ahora se haya sacado los lentes. ¿Sabe una cosa? Probablemente usted tampoco es la persona que ella pensaba. (Familia, 2008, p. 49)

Por eso lo más importante en la relación de noviazgo es conocerse. La sinceridad, honestidad, respuestas a sus dudas, su posición en algunos aspectos religiosos y seculares son importantes para ese futuro matrimonio. Las parejas deben ser honestas antes de comprometerse en matrimonio para toda la vida, y compartir cualquier información que pudiera afectar esa decisión. Esto incluye estatus médico y financiero, matrimonios anteriores e hijos, si los hay, sus experiencias espirituales y su relación actual con el Señor, historia criminal y otros factores de riesgo. (Familia, 2008, p. 15)

Preguntas como:

  • ¿Cómo describiría tu relación con Dios?
  • ¿Cómo acostumbras a manejar tus finanzas?
  • ¿Cómo vez el rol de esposo y esposa?
  • ¿Qué rol debe cumplir los suegros?
  • ¿Qué metas tiene para ti y para nosotros?
  • ¿Qué espera de nuestra relación sexual?

Estas son tan solo algunas preguntas que se deben hacer en el tiempo de noviazgo o de esos primeros meses de matrimonio. Cada una de esas preguntas traerá muchas veces resistencia, enojo, tensión y respuestas agradables quizás. Descubriremos indirectamente quien es su pareja o lo trauma que su pareja le ha tocado vivir.

 

¿Porque es tan importante estos primeros cinco años?

La manera en que ustedes enfrenten las grandes y pequeñas crisis de su matrimonio durante los primeros cinco años establecerá importantes patrones para el futuro. Los investigadores han descubierto constantemente que esos primeros años determinan de una manera única que matrimonios tienen posibilidad de florecer, y cuales morirán pronto. (Familia, 2008, p. 1)

 

Existen muchos ajustes a la hora de unirse en matrimonio. No resolver estos ajustes es de seguro un final desastroso. El amor sentimental no es todo, necesitamos los otros frutos del espíritu también, gozo , paz, paciencia y dominio propio.

Ajustes de personalidad – Cada una de las personas viene con un bagaje y formación diferente que se necesita paciencia y mucho amor para acoplarse. Si ambos son dominantes esto ya es un problema. Si alguno es impulsivo y el otro analítico también esto se puede convertir en otros problemas. Sin hablar de los tipos de temperamentos.

Ajuste con los suegros – Los suegros a veces son buena gente pero metiche. Principalmente si la que se caso es su nena. O si el nene es un “mamas boy”. Muchas veces ellos lo hacen en una forma inconsciente pero lo hacen. Estos primeros años los suegros están evaluando como el muchacho trata a su nena y viceversa.

Ajuste de adaptación – Algunas pareja extrañan lo que hacían antes como soltera(o). Después de la luna de miel pueden entrar en la realidad de donde están. Las llamadas luego de casados pueden convertirse en demandas y exigencias. También pueden surgir sentimientos de tristeza y angustia. Este libro comenta: “cuando pasamos de soltero a casados experimentamos una perdida. Perder algo nos produce un sentimiento de tristeza. Pero a medida que creemos en nuestra relación con la persona con la que nos hemos comprometido, la angustia puede tornarse en gozo y en contentamiento. Estos sentimiento después de casados son normales”. (Familia, 2008, p. 19)

Ajuste de su antigua formación y hábitos– todos venimos de un hogar donde nos enseñaron cosas, ya sea por patrones, modelaje o educación. Al llegar al matrimonio dentro de esa etapa surgen manías, costumbres y forma de ser que puede ser que a la otra persona no le agrade. “Es algo normal sentirse irritado por los hábitos de su cónyuge. La clave es aprender a trabajar juntos para cambiar los hábitos que se pueden cambiar, y que no pueden modificarse”. (Familia, 2008, p. 38) Algo muy cierto que dice este libro y lo voy a subrayar es “Algunos hábitos están tan arraigados que, sino involucran problemas morales o distorsiones de carácter, lo mejor es quizás vivir con ellos. Tráelos a la luz repetidamente puede conducir solo a una amargura y conflictos mayores. (Familia, 2008, p. 40)

 

¿Porque las cosas no son como antes de casarnos?

Como mencionamos anteriormente la dinámica del noviazgo es muy distinta a la dinámica que tenemos al casarnos. Antes no se pagaba renta, no vivíamos juntos, cada uno debía velar por sus problemas y dificultades financieras, su relación más cercana eran sus padres y hermanos. El autor en su libro presenta tres argumentos por la cual ya no es igual.

Factor Tiempo– “Cuanto más años llevamos de casados, más tiempo tenemos de observar el comportamiento de su esposo. Ahora podemos ver cosas que no eran tan obvias en ese entonces”.

Factor distancia – Usted ahora lo ve de cerca. La cita no se acaba. La naturaleza artificial de las citas mantiene ocultos  muchos comportamientos. Las mujeres pueden tener su tiempo del mes pero los hombres tienen su tiempo del mes.

Factor deseo – Durante las citas, usted veía a su esposo como quería verlo. Mentalmente creamos a esa persona de una manera que nos haga sentir muy felices. Por eso la recomendación del autor es que decidamos amarnos no importa que como dice Efesios 5:32 y que examinemos como nosotros hemos cambiado también. (Familia, 2008, p. 53)

Matrimonios combinados

Existe un problema mayor cuando este matrimonio viene de un fracaso matrimonial. Y peor aun cuando ambos o una de las parte tienen ya hijos en ese matrimonio. Si los ajustes de matrimonios relativamente normales se hacen tan difícil que podemos pensar de matrimonios combinados. Y si cada uno de los hijos tiene una mala formación, cada padres un trauma esto es realmente una bomba de tiempo. Un párrafo que deseo colocar también dice:

“La familia “combinada” es más compleja que la familia biológica; en parte porque hay relación entre padres e hijos que preceden al matrimonio. Las familias biológicas y las familias combinadas son similares en cuanto a que  los padres necesitan funcionar como un equipo. Si uno de ellos coloca las necesidades de su hijo o hija por encima de las necesidades del equipo, el muro comienza a resquebrajarse. Eso puede llevar a la ira y la rebelión”.

Se necesita mucha oración y una súper comunicación entre los nuevos esposos. Se requiere una disciplina madura en ambos. Lo primero que se nos aconsejó en el libro fue establecer una fuerte identidad familiar. Esto requiere más tiempo y esfuerzo en una familia combinada. Otras sugerencias fueron:

Preparar un plan de acción – Un contrato de comportamiento que defina las expectativas de cada niño y de cada padre. Pero también hay que identificar las consecuencias que se tenga que asumir. Este acuerdo permite que cada miembro de la familia tenga libertad de tomar decisiones y de sentirse afirmado.

Evalúen si algunos de la familia está interfiriendo continuamente – A veces uno de los padres que no tiene la custodia o algún otro miembro de la familia puede causar un caos, deliberadamente o sin pensarlo

Peleemos contra satanás no contra nosotros mismos – algunos matrimonio están divididos entre ellos, están en constantes pelea el uno al otro. No entiende que son amigos no enemigos. Satanás es nuestro único enemigo el aquerido destruir la niña de los ojos de Dios la familia.

A menudo los malos entendidos y las guerras generan actitudes de venganza y contra ataque. Esto trae miseria no solo al matrimonio sino también a los hijos.

Los matrimonios que vienes de hogares rotos, de familias en crisis o familias combinadas deben de tomar más tiempo para entregarse a una relación. Deberán tomar mucho más terapia familiares que las familias más estables. Un Dato que para mí al leer el libro es de suma importancia es que “la  investigaciones revelan que se necesita un promedio de cuatro a siete años para que una familia combinada alcance un nivel satisfactorio de comodidad. (Deal, 2002)

Responsabilidad de ambas parte

Responsabilidad del esposo

Primeramente y está más que claro que el hombre debe ser el líder espiritual del hogar. No porque la mujer no lo pueda hacer o ejercer sino es una responsabilidad de él. Primero porque para la mujer el hombre representa seguridad y confianza. Y segundo porque Dios coloco al hombre desde el principio como cabeza y sacerdote de la familia. Pero hay hombre que no compone nada y esto trae también demasiado de muchos problemas. El autor dice:

“Un líder-siervo espiritual está listo para proteger, ayudar y defender. Un verdadero líder espiritual imita a Jesús. Está enterado de las necesidades de su familia, y le provee apoyo físico, gracia y estimulo. Se preocupa por el bienestar espiritual de los miembros de su familia y toman la iniciativa para ayudarlos a crecer en su relación con Dios”. (Familia, 2008, p. 97)

Responsabilidad de la esposa

La mujer juega un papel muy importante en la destrucción o en la bendición de su hogar. Y como menciono en mis seminarios la mujer tiene la pieza clave para mantener a su esposo como un cachorrito. Enfoque a la familia explica “cuando un hombre se siente no respetado y desmoralizado, a menudo reacciona alejándose de la relación. Su capacidad de permanecer cerca de su esposa tiene mucho que ver con la manera en que ella lo trata. Esto significa que le preste atención, que lo considere, que lo honre, que lo prefiera, que lo venere y lo estime. (Familia, 2008, p. 81)

Tito 2:4-5 lo aconseja también a las esposas jóvenes, dice: “Esas mujeres mayores tienen que instruir a las más jóvenes a amar a sus esposos y a sus hijos, a vivir sabiamente y a ser puras, a trabajar en su hogar, a hacer el bien y a someterse a sus esposos. Entonces no deshonrarán la palabra de Dios. Pero lamentablemente hay muchas que lo que provocan es malestar en el hogar y tensión. Se pasan discutiendo, gritando y alegando de lo que no se hace en  vez de concentrarse en lo que si se hace en el hogar. El sabio Salomón lo describe de la siguiente manera: “La mujer sabia edifica su hogar, pero la necia con sus propias manos lo destruye. (Proverbios 14:1 Nueva traducción viviente)

Dios le proveído a toda mujer la capacidad de llevar por el buen camino su casa. Solo necesita la dirección y la fuerza de nuestro padre celestial. A veces pienso que muchas veces es la mujer quien sostiene toda su familia y no el hombre. Ella es considera en la palabra de Dios como sabia pero esto puede ser posible cuando Dios es su capitán. Cuando las emociones no el odio y las emociones no las dominan.

Este libro contiene infinidades de herramientas para el enriquecimiento de cualquier matrimonio. Aborda las preguntas más simples que puede existir en la mente de los nuevos esposos.  Es bueno este libro porque si en la primera etapa de luna de miel se sientan junto a leerlo de seguro no lo tomaran como un ataque sino enseñanza. A través de este ejemplar se ve claramente la complejidad de lo que es un matrimonio. No es solo llegar al altar con la ilusión de ser feliz, ni mucho menos lo elegante que será la ceremonia y sus invitados. Casarse requiere compromiso, entrega y sacrificio. Requiere de ambos una voluntad invencible para los problemas que de seguro van a llegar.

Se necesita la pieza más importante en la familia, Jesús. Si Jesús está en el hogar dice un himno todo es feliz. En la biblia se presenta una historia que cuando se acabó el vino en la boda el problema se resolvió porque gracias Dios, Jesús estaba allí. Pablo dijo si Dios con nosotros quien contra nosotros.

Casarse es un reto y un desafío. Pero es algo que se puede lograr con la ayuda de Dios. Dios no nos exige algo que él supiera que no podemos cumplir. El fracaso de cualquier matrimonio nunca está en Dios sino en nuestra elección, nuestra falta de dirección o tal vez en la falta de un Dios que puede con paciencia arreglar todas las cosas.

Resumen realizado por Carlos F. Andino

 



Bibliography

Deal, R. (2002). The Smart Step-Family. Minneapolis: House Publishers.

Familia, E. a. (2008). Los Primeros Cinco Años de Matrimonio. Texas: Editorial mundo hispano.